ADAPTACIÓN EN INDITEX

Los mercados se transforman con el único objetivo de adaptarse a los nuevos perfiles de trabajadores y empresas; en definitiva, a los nuevos modelos de negocio. Reciclarse o morir, no queda otra.

Para todas aquellas personas que, por suerte o por desgracia, nos dedicamos a escuchar continuamente al mercado nos sorprendía el silencio del gigante Inditex. La compañía ha sido un ejemplo claro de adaptación al mercado como hemos podido comprobar.

Teniendo en cuenta todas las cadenas de Inditex, vemos como el número de establecimientos físicos eran de 7.475 al cierre del ejercicio 2017 operando en 94 mercados. Después de llevar cinco años ajustando su red de tiendas, por primera vez y desde el año 2011, el gigante ha cerrado con un número negativo de aperturas netas, con un total de 29 cierres en el cuarto trimestre.

A día de hoy apuestan por ubicaciones más destacadas y locales de gran tamaño provocando, como venimos diciendo, el cierre de tiendas. Conforme traslada Isla, “quizá en el pasado tenían sentido”.

Esta disminución de la red de tiendas físicas es una respuesta directa al auge del negocio online y que actualmente supone un 10% de su facturación total. Según afirmó Isla, “el crecimiento like for like toma más y más importancia por lo relevante que se está convirtiendo el online en el global de la compañía”.

Esto ha provocado, además, que la empresa haya adaptado su organización logística dedicando almacenes exclusivamente a la Red, concretamente 19 repartidos en 17 países y complementándose a su vez con los 12 centros logísticos con los que cuenta en España, e implantando la tecnología Rfid lo que le permite tener el control absoluto de su stock.

Tal y como ha confirmado la compañía, el largo plazo pasa por contar con un almacén logístico en cada país que suministre el canal online. En cualquier caso y gracias a la introducción del Rfid, un pedido online que no pudiera ser servido desde su stockroom correspondiente, podría enviarse desde el centro logístico de España o bien desde una tienda física.

Además de adaptar la logística, Inditex ha adaptado su política comercial afirmando que “se ha decidido realizar una transición rápida entre la temporada de primavera-verano y otoño-invierno, planificando un fuerte lanzamiento de la campaña en el mes de agosto”.

El objetivo de esta estrategia no es otro que tanto el canal offline como online estén integrados y vayan en paralelo, pudiendo suministrar la entrega de colecciones al mismo tiempo en ambos canales, provocando a su vez que los cliclos de producción se acorten.

El gigante ha hablado y cuando lo hace sienta cátedra nos guste o no, estemos de acuerdo o no. Muchas compañías, me refiero a las que tengan recursos, seguirán sus pasos y las que no los tengan tendrán que continuar adaptándose a un mercado que, en líneas generales, está compuesto por un consumidor que fija su mirada en la gran distribución donde la educación ética y el intelecto no son necesarios.

Carol Huici
https://www.linkedin.com/in/carol-huici/
www.technique.es