LA IMPORTANCIA DE CONOCER LAS TENDENCIAS DE CONSUMO EN FASHION RETAIL

Una palabra clave que todas las empresas que busquen la mejora y el crecimiento deben tener en consideración y muy presente es la “tendencia”. Para cualquier sector se convierte en vital estar en una constante renovación, ser sensibles a los cambios culturales, flexibles, contar con una rápida capacidad de reacción, mantener una cercanía con el mercado  y sobre todo evolucionar al mismo ritmo del cliente. 

Pues bien, si hay un sector que ha sabido escuchar y entender la necesidad de adaptación a este entorno tan cambiante ha sido la moda. Es importante para las empresas preguntarse qué quiere mi cliente hoy, pero fundamental más bien, preguntarse qué querrá en el futuro. No en un futuro a largo ni medio plazo, sino un futuro en el corto plazo, tan corto que entendemos sin lugar a dudas que, “el futuro es hoy”.

Como ya hemos comentado, es fácil ver cómo han ido cambiando las características espacio-temporales de consumo desde hace unos años hasta la fecha. Sociedades donde consumir sin criterio y fundamento alguno en muchos de los casos está bien visto y además, cuánto más mejor. Es más, ya no hay obstáculos para consumir, vivimos en la era del “click” las 24 horas al día los 365 días del año. 

Hemos creado y nos hemos convertido en seres con un claro sesgo cognitivo: la neomanía; es decir, la pasión y fascinación por lo nuevo. Usamos y tiramos la ropa, entre otras cosas, con una facilidad abrumadora teniendo como único objetivo comprar más, y así formar parte de un consumo masivo que nos reconforte nuestra autoestima como individuo y grupo. 

Sociedades divididas en generaciones con características similares y otras diferentes, pero sobre  todo adaptadas a los tiempos que corren como son los knowmads, millenials y la última en llegar, diferente al resto, la generación Z. 

Aquellos que nacieron a mediados de los 90 y comienzos del 2000 con unas características muy marcadas. Realistas, independientes, nativos digitales donde la comunicación también se realiza a través de este canal, se preocupan por la privacidad de sus datos, ciudadanos del mundo, les gusta lo auténtico, optan por un aprendizaje a medida, compran en tienda y buscan un estilo independiente fuera de las marcas.

Hacer frente y abastecer a diferentes generaciones dispares entre sí implica una adaptación por parte de las empresas que permita cubrir esta demanda, siendo la omnicanalidad un elemento a priorizar como ya hemos mencionado en artículos anteriores. Será necesario integrar todos los canales existentes en el mercado de tal manera que el cliente inicie una comunicación por una vía y terminar, si lo desea, en otra. 

Estamos inmersos en una era donde la satisfacción del cliente está por delante de cualquier otra acción. Todo por y para el cliente. Saber quién es, qué quiere, cuándo, cómo, dónde y por qué; en definitiva saber todo sobre sus gustos y necesidades será un valor añadido para las empresas que les permitirá fijar las estrategias adecuadas en cada situación y momento. Obviamente, no todas serán acertadas. 

Para ello, las empresas de Fashion Retail utilizan el Big Data como herramienta, entre otras, para analizar los comportamientos y hábitos de los consumidores, debiendo valorar en mayor medida qué hacer con esos datos que la cantidad en sí misma. Ser conocedores de estos datos posibilita a las empresas realizar ofertas personalizadas y diseñar estrategias comerciales según los productos que los consumidores compraron en el pasado, los que están comprando ahora y ser capaces de predecir e identificar aquellos que compraran en un futuro.

Por otro lado, la inteligencia artificial ha logrado que las máquinas nos hayan superado en diferentes ámbitos y nos superen en muchos casos en inteligencia emitiendo juicios y tomando decisiones. 

En cualquier caso, vemos como por el momento y dispuesto a quedarse, el análisis y las acciones que se lleven a cabo pasan por hacer felices a nuestros clientes de principio a fin sin excepción en ambos canales; es decir buscando la tendencia off y online. Esto nos permitirá consolidar la imagen de marca en un mercado competitivo donde los haya, marcar las experiencias de compra óptimas y sin lugar a dudas consolidar la marca desde la coherencia. Nadie dijo que fuera fácil.

Carol Huici. Artículo publicado en America Retail.

https://www.linkedin.com/in/carol-huici/

www.technique.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablemos

+34 638 784 065
info@technique.es