NEUROMARKETING Y LA COHERENCIA ONLINE

A nadie le sorprende a día de hoy cuando hacemos referencia a la transformación y revolución que ha supuesto la era digital. Pero, sobre todo, subrayo la reinvención y adaptación continua (nos guste o no) que estamos viviendo a una velocidad de vértigo y se mire por dónde se mire, de manera imparable.

 

En el último informe del Consejo Económico y Social (CES) se observa como el crecimiento en la facturación del comercio electrónico en España a lo largo de 2016 fue de un 23% anual con respecto al año 2015, que rozó los 22.000 millones de euros. Para este año 2017 se espera un aumento del 10% con respecto a 2016, alcanzando la cifra de los 30.000 millones de euros anuales de cara al 2018. Nada más y nada menos.

 

Estos datos nos permiten ser conscientes, más aún si cabe, de lo fundamental que resulta la experiencia de compra que debe experimentar el cliente y de lo imprescindible que es cuidar la imagen corporativa. Si es importante en una tienda física, no digamos en el mundo online que nuestros competidores se reparten por todo el mundo.

 

Si hacemos referencia al e-commerce, se trata de una experiencia que comienza desde que nos conocen y que se prolonga hasta tiempo después de recibir la compra. En algunos casos la experiencia será cuestión de semanas y en otros casos durará años. Pues bien, en este tiempo de experiencia tendremos que ser capaces de captar, fidelizar, etc. Y no sólo que compren, sino que repitan.

 

Hay estudios que, aunque nos sorprendan sus resultados, verifican cuándo se produce la mayor activación emocional. Es el caso que se llevó a cabo midiendo la reacción de los clientes ante un pedido embalado de cualquier manera y otro en el que el packaging es una parte más de la experiencia de compra.

A priori todos tendríamos clara la respuesta hasta que se demuestra y evidencia que la coherencia es lo que prima (aunque parezca mentira). Es decir, ser coherente con los detalles y la experiencia.

 

Otra de las herramientas que ha ido adquiriendo importancia en Internet es el vídeo. La empresa Cisco mediante su estudio Visual Networking Index ha dado a conocer una serie de datos relevantes respecto al futuro consumo y tráfico de contenidos. Según dicho informe, en el año 2019 el 80% de los contenidos serán vídeos online siendo los dispositivos móviles sus principales aliados.

Para las empresas es fundamental la relación existente entre el propio vídeo y los valores de la marca. Es importante el contenido pero también que haya coherencia entre lo que comunica con la experiencia corporativa. Y por otro lado, es vital mostrar un producto en concreto para captar la atención del cliente y optar al éxito, ya que en caso contrario el elemento que más llama la atención es el contador para saltar el anuncio.

 

Visto lo visto, sólo queda decir que el futuro pasa porque el cliente y/o consumidor escoja qué quiere saber de tu marca, cuándo, cómo y dónde. Y además, hazlo con coherencia.